All for Joomla All for Webmasters

MURIO MI IDOLO TOMAS TRONCOSO
Destacado

Comarazamy, Tomás y Bienvenido Roosevelt Comarazamy en Twitter

 

Murió mi gran ídolo de todos los tiempos: Tomás Troncoso.

Por Miguel A. Rivera

PERIODYCOM. - Hoy varios diarios, noticiarios de radio y tv, y redes sociales, dan la funesta noticia de la muerte del veterano cronista deportivo Tomás Troncoso, un inmortal del deporte dominicano.

Para quien escribe, desde niño, en mi natal Sabana Grande de Boyá, lo idolatré. Esperaba que alguien por mi casa tuviera un radio, y que por demás quisiera escuchar los “juegos de pelota de la capital”. Quería oír que ganara el Licey, pero lo que más deseaba era escuchar la voz y estilo de Tomás Troncoso. También me gustaba escuchar a Bienvenido Rojas y Roosevelt Comarazamy.

Al otro día, bien temprano, camino a la escuela me paraba en una bodega donde siempre ponían el programa de radio “Deportes en Marcha” (creo que se llamaba) y en eso perdía varios minutos hasta que el bodeguero me recordaba que llegaría tarde a la escuela. Ahí, además de enterarme si “ganó Licey anoche”, gozaba la manera en que Tomás bromeaba con Fernandito G. Tirado y Comarazamy.

Desde ahí comencé a pensar que, cuando fuera adulto, sería narrador deportivo y/o cronista deportivo, pero para ello debía vivir en la capital, y yo era un campesino pobre de una ciudad que como Sabana Grande de Boyá, lo único que se podía hacer para sobrevivir económicamente, era picar y sembrar caña de azúcar; eso me tocó hacer.

Luego el destino me trajo a Santo Domingo, terminé el bachillerato, me fui a la UCE a estudiar periodismo. Allí la suerte me puso como profesor a Comarazamy, le conté mi admiración por él y Tomás. le pedí que si había oportunidad de que me llevara a conocer a Tomás, me lo prometió, pero no se dio. Al menos Roosevelt me enseñó a calcular los promedios de los bateadores; eso no era parte de la materia que me daba, pero se lo pedí y me complació.

En el caso de Bienvenido Rojas, el destino me llevó a trabajar periodismo en el mismo medio que Él: Periódico El Siglo; el más influyente medio en su momento.  Del sabio “Bienvo” sólo me separaba un cristal por donde podía verlo hasta 12 horas al día, y hablarle de todos los temas del deporte que tanto me apasiona.

Años más tarde, ya convertido en periodista, quería hacer crónica deportiva, pero terminé siendo una “figura del periodismo de espectáculo”, y en ese trajinar conocí y nos hicimos amigos, una hija de Tomás; la bella e inteligente Lissette. Igual a ella le conté como idolatraba su padre. Lissette me prometió que me llevaría a su casa, pero nunca lo hizo. Debí conformarme con seguir escuchándole y viéndole por TV.

Finalmente, HOY MURIO TOMÁS. Me quedé sin poder expresarle personalmente que fue mi primer ídolo en seguir desde niño. ¡hasta vernos otra vez!

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…